Los alimentos donde encontrarás más calcio

Por todas las razones antes mencionadas, resulta fundamental cubrir la cuota de calcio cada día y para lograrlo, podemos acudir a lácteos en general, sobre todo quesos que concentran sus nutrientes y poseen una gran proporción de este mineral.

Otras opciones de origen animal son los pescados azules o grasos como las sardinas o las anchoas, siendo especialmente ricas en calcio las sardinas en aceitecon cerca de 350 mg del mineral por cada 100 gramos.

 

Además, encontramos buenas fuentes de calcio de origen vegetal como las semillas, sobre todo las semillas de amapola, de hinojo y sésamo que superan los 1000 mg del mineral por cada 100 gramos.

Algunas hierbas deshidratadas como el orégano seco, el eneldo o el tomillo en polvo son buenas opciones para sumar calcio, pues concentran más de 1500 mg del mineral, por lo que usadas en escasas proporciones sirven igualmente para cubrir la cuota recomendada.

 

Las algas deshidratadas, sobre todo el alga wakame y nori desecadas son buenas fuentes de calcio que también recomendamos emplear en dietas veganas y por último, frutos secos como las almendras o legumbres como los garbanzos.